PALERMO, ITALIA.

¿Cómo puede llegar la mafia a gobernar una ciudad entera? Drogas, armas, placer, todo se vende en Palermo. No ha nacido de la noche a la mañana, la telaraña se ha tejido desde las sombras y poco a poco ha atrapado a la ciudad italiana, dejando en la cumbre a dos familias que controlan hasta el más mínimo suspiro de los habitantes. La Cosa Nostra es algo serio, no se te ocurra intentar siquiera mover un solo dedo en contra de ellos o será lo último que hagas. Sólo los hombres más intrépidos logran alcanzar un puesto en ella. ¿Estás dentro o en contra de ellos? La respuesta puede terminar con tu vida.

Poder. No hace falta demasiado para obtenerlo, sólo dos cosas: dinero e inteligencia, lo primero es fácil de conseguir pero… ¿Alguien es capaz de mover hilos, desatar terror, doblegar al más incorruptible? Ahí radica la diferencia entre un italiano común y corriente y los hombres que dirigen las dos familias que mandan Palermo, La familia Genovese y la familia Colombo. En apariencia conviven en paz, ambas trafican drogas, armas, tabaco, alcohol, ambas eliminan de raíz todos sus problemas y tienen masas de gente a su servicio. La mafia irónicamente se rige por normas y una de las más importantes es no atacarse entre ellos mismos ¿Pero hasta qué punto pueden respetar ese pacto silencioso? Las cosas se están tambaleando y el hambre de poder de ambos líderes es demasiado grande como para pasar por alto la oportunidad de tener más, de expandirse, de robarse entre ellos mismos.

A espaldas de los capos se está pactando una traición, no cuentan con que esta vez el enemigo no son los uniformados son ellos mismos, las riñas entre Genovesse y Colombo no va a dejar nada bueno, la pregunta es ¿Quién va a lanzar la primera estocada? ¿Quién va a derramar más sangre?.

Estamos en Sicilia, la mafia se alza imponente, domina las calles y cada rincón, Viktor líder de la familia Genovese oculto bajo la fachada de hombre de negocios que solo se dedica a administrar un sinfín de restaurantes finos maneja con frialdad las calles, domina bien el arte de la estafa y el tráfico, ha sabido mantener a raya a todo aquel que intente meterse en su territorio. Bruno líder de los Colombo, por su parte más joven, está empeñado en hacerse notar, quiere ser recordado, admirado, apoderarse de todo cuando este a su paso.

Por otro lado siempre hay adversidades, la contraparte de todo el caos que reina Sicilia, en este caso los uniformados que son minoría viven cazando al por mayor a todo aquel relacionado con la mafia italiana, aceptando sobornos o terminan bajo tierra, no son buenos tiempos para portar una placa.

¿Quién va a obtener el poder? ¿Cuántos morirán en esa guerra?

Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Sáb Ago 29, 2015 2:44 am.
Últimos temas
» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
Sáb Mar 21, 2015 12:28 am por Invitado

» Lyurand Terris [Normal]
Sáb Oct 04, 2014 1:45 am por Invitado

» Registro de Grupo
Lun Sep 08, 2014 12:07 pm por Kjell K. Karlsson

» Registro de nombre
Lun Sep 08, 2014 12:07 pm por Kjell K. Karlsson

» Registro de Bando
Lun Sep 08, 2014 12:07 pm por Kjell K. Karlsson

» Registro de PB
Lun Sep 08, 2014 11:58 am por Kjell K. Karlsson

» Dark Symphony [Af. Hermana] Ángeles y Demonios
Mar Jul 29, 2014 8:09 am por Invitado

» Wild Dances [afiliación élite]
Sáb Jul 26, 2014 8:32 am por Invitado

» O.W. [Foro RPG Naruto/Inuyasha/Saint Seiya] élite
Sáb Mayo 31, 2014 4:33 pm por Invitado

Chiara
Bruno
Serena
Kjell
Wilhelmina

Palermo es una ciudad capital de la región autónoma de Sicilia?
H e r m a n o s
0 0 0 / 0 0 3
E l i t e
44 / 1 0 0
Fruit of the poisonous tree The New York City Almos Immortal Cruel Intentions Wilderness of Soul

Running [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Running [Privado]

Mensaje por Demian Cagliari el Miér Mayo 21, 2014 11:26 pm

Cientos de figuras contoneaban sus cuerpos bajo las coloridas luces de la pista de baile. El ambiente era sofocante y estaba impregnado de olor a alcohol y cigarrillo. La mirada de Demian siguió a una exuberante rubia que pasó por su lado y consideró por un instante la posibilidad de abordarla. Negó imperceptiblemente con la cabeza, él no estaba allí para divertirse, había ido a hacer negocios. Bebió un trago de su bebida y luego la depositó en la mesa que tenía delante de sí mientras su acompañante examinaba rápidamente la mercancía que él le había llevado. Nadie les prestaba atención, aquel era un club clandestino y era común que ocurrieran transacciones como aquellas, sabían que alguien con más de tres neuronas en su cerebro no los denunciaría ya que eso sería buscarse una muerte segura.
-Esto no es lo que acordamos... -murmuró Bianchini con una expresión socarrona.
-Claro que es lo que acordamos -farfulló Demian con indignación. Maldito hijo de puta pensó al percatarse instantáneamente lo que Bianchini se proponía. El muy desgraciado no quería pagar por la mercancía.
-¿Me estás tomando el pelo? Esta no es de la buena. Pero demostraré que soy bueno y dejaré que te marches de aquí
-Los Genovese no olvidaremos esta ofensa -le advirtió Demian tensando su mandíbula antes de levantarse e irse. No tenía sentido pelear ahora, estaba en su territorio y se hallaba solo. Paciencia, pronto aquel mal nacido dormiría con los peces.
-Matenlo -le ordenó Bianchini a uno de sus hombres al preocuparse por la amenaza de Demian.

Al estar afuera el frío aire de la noche le azotó la cara y le hizo desear un café caliente. Había caminado tan sólo un par de cuadras cuando comenzó a sentir que lo seguían. Se volteó hacia atrás y bajo la parpadeante luz de un farol reconoció a uno de los hombres de Bianchini. Sacó su arma pero su oponente ya estaba preparado y le disparó. Aún así Demian presionó el gatillo logrando herir a su contrincante. Luego, con una herida superficial en su brazo, Demian comenzó a correr. Necesitaba refugiarse en algún lugar, estaba seguro de que pronto más hombres de Bianchini vendrían por él. En una esquina vio una galería de arte que había cerrado sus puertas, la bordeó y rompió el vidrio de una de sus ventanas para entrar rogando internamente que no activara la alarma.
avatar
Demian Cagliari
Soldato
Soldato

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 16/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.